H-introspección

Los viernes ponemos en marcha Cuaderno Bitácora, tratando de recoger los andares semanales de Fenareta, contándoos lo que ha hecho, lo que ha conseguido, en que está ocupando su aprendizaje, a quién ha conocido, las caídas que más le han enseñado…

Esta primera semana se ha dedicado Fenareta a escuchar a los amigos que la vieron nacer, transmitiéndoles su disposición a aprender y a colaborar en la misión de acercar la filosofía, la auténtica filosofía, a donde hace más falta. A los lugares donde no hay luz ni amor por la luz.

Nos hemos reunido con Mónica para escuchar su opinión sobre lo que hacemos, recibir consejos desde su experiencia y ponernos a su disposición en lo que podamos ayudar. Hemos escuchado las propuestas de Eduardo en referencia la creación de marca y el impulso que le debemos dar a Fenareta en el mundo digital, siguiendo modelos de éxito en divulgación como el de The New Yorker. De momento hemos colgado una web estática, que animaremos en breve.

Hemos recibido felicitaciones de varias personas que están entusiasmadas con la idea, animándonos a acometer el reto de contar nuestros objetivos en otros foros, como el hospitalario, el bancario, etc. Se ha generado entusiasmo entre nuestros colaboradores, donde se han originado debates que en años no se habían suscitado, sobre la nobleza, la sinceridad, la verdad…

Nos ha escrito desde Sevilla José Barrientos, que lleva el Grupo de Investigación “Filosofía Aplicada: Sujeto, Sufrimiento y Sociedad” y que trabaja la filosofía aplicada al conflicto. Amablemente nos ha incluido en su blog. Parece que nacemos entre algodones. Asimismo, han compartido con nosotros los amigos de la Escuela de Filosofía la reseña que publicaron en Expansión hablando de la filosofía aplicada a las empresas: 040810_Expansión

Nos estamos poniendo en orden financiero también, y ya hemos abierto una cuenta corriente en Caja Navarra, institución de la que intuimos que vamos a recibir apoyo. Aspiramos a que, cuando tengamos los materiales preparados, nos escuche y comparta con nosotros ciertas visiones e iniciativas. El nuestro será uno de los proyectos que aparecerá en su web en unas semanas.

Hemos organizado este blog, que va a tener varias secciones en la semana:

  • Ésta de Cuaderno Bitácora, los viernes.
  • Arte de la vida los lunes, donde combatiremos esa inercia laboral que dirige a muchos este día, con fotografías, películas, músicas, libros… que contribuyan a empezar la semana laboral con calidad de vida, integrando esta con el alma y el corazón, sintiendo y examinando.
  • Los martes nos colaremos dentro del mundo empresarial para dar guerra, por el flanco más insospechado, tratando de ofrecer una reflexión donde habitualmente no se espera que acontezca. Filosof-ando.
  • Los miércoles se escucha polifonía en el blog, se escuchan voces desde la psicología, desde la filosofía, desde la empresa, desde todos los lugares que quieran cantarle a Fenareta. Se admiten voluntarios.
  • Y emprendemos el vuelo los jueves, mostrando una parte recóndita del asesoramiento filosófico: la espiritual. Trataremos aquí de compartir ejercicios espirituales, lecturas, auto-observación o, simplemente, silencio de vida.

¿Qué hemos aprendido? Sobre todo, hemos aprendido que tenemos que perfilar mejor, antes de salir a la calle a hablar de Fenareta, la visión que Fenareta tiene de la empresa y de la filosofía. Ser cuidadosos con los términos y precisos con la metodología. Eso es lo que nos está llevando ahora la mayor parte de la dedicación: poner por escrito lo que Fenareta piensa de la empresa, lo que Fenareta entiende por filosofía, y cómo va a conectar ambas de manera armónica. Cómo Fenareta va a aportar valor a la empresa y a la filosofía.

La semana que viene estaremos desde el miércoles desperdigados, reencontrándonos con familias y orígenes, y volveréis a saber de Fenareta el viernes 13. Nuestro propósito para la semana que entra es ese, descansar y encontrarnos a nosotros mismos. Probablemente mediante la introspección. Eso de lo que, como publica El Mundo haciendo referencia a los aviadores que lanzaron la primera bomba atómica sobre Hiroshima un 6 de agosto de hace 65 años, el entrenamiento militar protegía a sus pilotos.

Veremos si somos capaces de cumplir nuestro sencillo propósito.

No Comments.

Leave a Reply

(required)

(required)