FENARETA

“Hay dos maneras de difundir la luz… ser la lámpara que la emite, o el espejo que la refleja" (Lin Yutang)
Twitter
Síguenos en Twitter

Las empresas, a la cárcel

Siguen produciéndose movimientos a nivel legislativo, motivados, en nuestra opinión, por un diagnóstico perverso de la actual situación económica y una ausencia de respuesta sólida por parte de los cuerpos intermedios de la sociedad, que no existen.

Hacer buena política con la mirada puesta en el futuro, en las generaciones que vienen -allí donde las medidas tomadas causarán mayormente su efecto- requiere tener auténtica vocación de político, suceso poco habitual en nuestra época.

Hace días hablábamos del embajador corporativo -la corporación como sujeto político. Hoy os pedimos que os detengáis a pensar en la responsabilidad penal corporativa -la corporación como sujeto de derecho-, al hilo de una novedad legislativa de calado: la entrada en vigor en diciembre del Nuevo Código Penal.

Adjuntamos una opinión de Andrés Jiménez de Parga en Expansión:

La responsabilidad penal corporativa

El próximo 23 de diciembre entrará en vigor la reforma del Código Penal, aprobada por Ley Orgánica de 22 de junio de 2010. Se trata de una reforma ambiciosa que aborda un amplísimo número de conductas penales.

Destaca por su novedad el artículo 31 bis, que incorpora a nuestro ordenamiento jurídico la responsabilidad penal directa de las personas jurídicas. Con él, el brocardo “societas delinquere non potest”, en palabras de un insigne penalista, “no es que haya quedado relativizado, sino, en sentido estricto, volatilizado”. Nos encontramos, pues, ante una nueva disciplina penal, que habrá de ser tenida muy en cuenta en las políticas de “compliance” de los distintos operadores empresariales. Desde ahora, ya no hablaremos sólo de la conducta delictiva de un directivo, consejero o empleado de una empresa, y de una responsabilidad penal accesoria y/o civil subsidiaria de la compañía, sino de una verdadera imputación de la persona jurídica concernida.


Sin embargo, la reforma en este punto peca de una notable precipitación normativa. Introduce la responsabilidad penal de las personas jurídicas sin haber adecuado, previamente, nuestro sistema penal a esta nueva realidad punitiva. Read the rest of this entry »