“Es terrible que en España haya más aspirantes a Gran Hermano que a autónomos”

De nuestro amigo Alejandro Suárez, en El Confidencial.

‘Ha llegado la hora de montar tu empresa’. Eso es lo que piensa Alejandro Suárez Sánchez-Ocaña, empresario y Business Angel de Internet, que esta semana publica un libro bajo el mismo nombre en el que ofrece una visión clara sobre la realidad que viven los emprendedores españoles. El autor considera que aunque estamos viviendo una situación económica ”bastante mala”, sacar una startup adelante está al alcance de cualquiera.

Alejandro Suárez

Y es que el movimiento emprendedor en España es cada vez más importante, aunque todavía dista mucho del que viven otros países. Según los datos publicados por Doing Business Index, del Banco Mundial, tan sólo el 5,7% de los españoles tienen previsto emprender en los próximos tres años. Una cifra que difiere mucho de la que registran otros lugares como Estados Unidos (14%) o países emergentes como Argentina donde este índice se incrementa hasta el 41%.

“Desde 2007 hay mucho más movimiento en España. La gente se ha dado cuenta de que hay que parar de quejarse y empezarse a mover. Tenemos que interiorizar las palabras de Kennedy que decían aquello de que ‘no te preguntes qué puede hacer tu país por ti, sino tú por país’”.

Sin embargo, en el difícil camino para emprender, existen una serie de factores externos que obstaculizan la labor. Para el autor, las administraciones “no han hecho nada” en los últimos años para apoyar al emprendedor y ahora quieren revertir la situación sin que se dé el clima necesario para que tenga éxito. “Se está dando una situación paradójica en la que los organismos públicos quieren cambiar parados por empresarios. Eso es muy complicado porque en nuestro país no existe una cultura emprendedora. Están tratando de regar a manguerazos el desierto del Sahara. No todo el mundo vale para ser empresario y por eso están empujando a la gente a fracasar”.

Respecto al papel de los jóvenes españoles, uno de los perfiles más castigados por la crisis por con una tasa de desempleo que supera el 43% en España, Alejandro Suárez cree que deberían empezar a conectar las universidades con las empresas para que la máquina del emprendimiento empiece a funcionar: “Tenemos la mejor generación en cuanto a talento y formación, pero el problema es que las universidades están dando la espalda al espíritu empresarial. Te tienen entretenido durante cuatro o cinco años sin darte una posibilidad práctica de ver lo que hay fuera. Te moldean como persona gris y de corte único para que acabes trabajando por cuenta ajena. Actualmente hay más aspirantes a entrar en Gran Hermano que a ser autónomos y eso es algo significativo. Las escuelas de negocio son el único lugar donde se fomenta el espíritu emprendedor”.

Además destaca la cantidad de proyectos de i+d que se encuentran en “los cajones de las universidades” porque no existe una conexión universidad-empresas que permita rescatarlos, invertir en ellos y sacarlos adelante.

“El ICO ha dado la espalda a los empresarios”

El principal problema que se encuentra un emprendedor español en su camino al éxito es la financiación. En nuestro país la industria del Capital Riesgo todavía está en pañales y la crisis financiera está haciendo que los créditos bancarios hayan caído de forma drástica. “Aquí hay muy pocos fondos de capital riesgo que sean realmente importantes porque las cantidades que manejan son muy pequeñas. Además, los bancos no están y no se les espera. Las entidades financieras no miran dónde prestan el dinero, sólo si lo puedes devolver. Te pueden otorgar 100.000 euros para una empresa o para comprarte un Ferrari. No se valoran a las empresas y sus business plan, sólo la rentabilidad de las operaciones”.

Entre tanto pesimismo, los últimos movimientos corporativos con la compra de Tuenti, BuyVip o la inyección de 70 millones de euros en Privalia están animando la creación de nuevos fondos de capital riesgo, aunque el entorno todavía está por desarrollar: “Durante mucho tiempo el grifo de la financiación ha estado cerrado. Ahora se están creando nuevos fondos y muchos gracias a estos casos de éxito. De momento hay mucho fuego de artificio y pocas inversiones. Esperemos que esto cambie pronto”.

Otros de los aspectos más peliagudos de la financiación es el que tiene que ver con las entidades públicas. Para Alejandro Suárez, la facilidad de crédito que se ve en los anuncios institucionales, como el del Instituto de Crédito Oficial, difiere mucho de la realidad: “Las líneas de créditos ICO son un juego de vender humo. Están rechazando el 70% de los créditos que se piden y las condiciones que ofrecen son más duras que las de los bancos. Además, otorgan el dinero a un megahotel de la costa y no al emprendedor que realmente sí lo necesita. El ICO es el gran fiasco de los tres últimos años y ha dado la espalda a los empresarios”.

Por último, anima a los emprendedores españoles a que viajen al extranjero para buscar financiación si es que aquí no la encuentran: “Conozco a muchos iniciadores que no encuentran inversores y les animo a que viajen fuera. En Francia hay ayudas estatales para invertir en España y en Londres es donde se mueve el dinero del capital riesgo europeo. Hay que quitarse los complejos y salir ahí fuera”.

No Comments.

Leave a Reply

(required)

(required)