FENARETA

“Hay dos maneras de difundir la luz… ser la lámpara que la emite, o el espejo que la refleja" (Lin Yutang)
Twitter
Síguenos en Twitter

Primeros pasos

Deliciosa obra de Van Gogh. Tomado de Cossío:

Esta deliciosa escena la pintó este genio post-impresionista cuando se enteró de que su cuñada esperaba un hijo y le pensaba poner de nombre Vincent, como él. Lleno de ilusión y optimismo, aunque también con cierto recelo ante la posibilidad de perder algo de la atención de su hermano Theo, Van Gogh pinta el aprendizaje de un niñito de sus primeros pasos, ayudado amorosamente de sus progenitoras. El padre abandona un momento su tarea en la huerta (carretilla, pala, rastrillo) para recibir con los brazos abiertos a la criatura que está a punto de soltarse de los brazos de la madre. Debe recorrer unos pasitos por sí solo hasta llegar a su destino, si no se cae antes.

La poderosa luz solar ilumina el escenario campestre con tonos amarillos y verdes predominantemente. La pincelada, como siempre en este pintor es pastosa y contundente.

Y Millet, algunos años antes:

 

Retratos de filósofos

El buen Ribera tuvo a los filósofos como objeto de su mirada.

Simplemente queremos compartirlo con vosotros.

Miradlos, miradlos con atención.

¿En cuál os demoráis?

https://picasaweb.google.com/EnrikeCdC/RetratosDeFilosofosDeJosRiberaImGenes#

El hombre de al lado

Asistimos el pasado lunes al preestreno, invitados por nuestros amigos de A contracorriente films, que llenan una sala de 300 personas cada lunes para mostrar buen cine.

Recomendamos que la veáis.

Mantiene el interés sin que caiga ni un ápice, y consigue, sin que nos resulte árido, que realicemos un buen ejercicio de reflexión sobre el “tú” y el “yo”, y sobre el Mal y el Bien, no respectivamente esta vez.

Enhorabuena:

 

Recursos… pero, fundamentalmente, proyectos…

… y proyectos con sentido.

Sí, se puede. Si hay sentido, se puede.

Luz, más luz

En la publicidad también se encuentran señales:

YouTube Preview Image

Co-relaciones

Visto en el blog de Brisebois.

YouTube Preview Image

120.000 números generando belleza, haciendo ciencia económica y, lo más importante, refiriéndose a vidas.

Unas más doradas que otras.

Circunstancia

¿Por qué luchas?

Micah P. Hinson

YouTube Preview Image

Habituado a lo Vasto

“Contribuyen a hacer de la vida diaria un ejercicio de reflexión e integración personal”.

Así quisimos delimitar el fin de Arte de Vida. Hoy os compartimos un descubrimiento de Arte de Vida: la maravillosa persona de Samuel Taylor Coleridge, de quien ya citamos un poema el otro día. CLICK.

Para nosotros, hasta ahora, un desconocido, que hemos tenido la oportunidad de descubrir en un seminario de Teoría Política. Durante dos viernes impartimos sesiones sobre él y eso nos permitió leerlo. Gracias a la infinita amabilidad del Profesor Dalmacio Negro, quien ya lo trabajaba hace 30 años y cuyos trabajos sobre el autor ofrecen unas reflexiones de calado. Y gracias también a la amable acogida del CEU, cuyo Instituto de Humanidades Ángel Ayala es una joya en cuanto a reflexión y trabajo comunitario de maestros: Negro, Alsina, Arellano

Para unos pocos, personas cultas, un poeta romántico inglés, autor de obras como Lyrical Ballads, Kubla Khan o la Rima del anciano marinero. Tecnos ha editado una antología recientemente y la obra On Coleridge de Stuar Mill, ambas muy cuidadas.

Para unos elegidos de entre los anteriores, Coleridge es, además, un filósofo y teólogo, formulador de una de las teorías políticas más fértiles que pensarse pueda, antecesor de personas como el ahora actual John Henry Newman.

Nosotros, aparte de eso, y en particular, nos hemos fijado estas semanas en su vida, en su biografía, en sus afanes y en sus sufrimientos, en su experiencia vital, que suele pasar desapercibida pero que es lo que sustenta, en realidad, cualquier teoría o sistema. La pregunta: “¿Qué le pasaba a…? es clave para entender a cualquier autor.

¿Qué le pasaba a Coleridge?

Le pasaba su orfandad, su refugiarse bulímicamente en los libros, devolviendo los que le prestaban llenos de anotaciones en los márgenes; su capacidad para imaginar (que luego plasmó en su poesía, pero también en su preciosa teoría del conocimiento, con la fantasía como modo de memoria emancipado del tiempo y la percepción como perpetuo acto de creación); el ritmo de su vida (que luego materializó en la conjunción de Permanencia y Progreso); su bajar de las montañas a saltos, convencido de que no le pasaría nada; en su adición al opio, en su brillantez y en sus momentos cercanos al suicidio. Le pasaba… ser alguien apasionadamente humano.

La Razón de que no creyera en la existencia de Fantasmas era que yo mismo había visto demasiados”, dijo una vez. Las mayúsculas no son equivocadas.

Coleridge era alguien que estaba “Habituated to the Vast”, con una sensibilidad extraordinaria para captar “Eso” que parece el hilo conductor de todo lo demás, y que él no cifraba ni en el entendimiento ni en la razón, sino en la comunión de ambos.

Alguien que planteaba una interesante teoría económica, solicitando la responsabilidad de tal actividad humana, y que anticipaba los booms y slumps de la economía por la expansión del crédito, sin apenas ser escuchado.

Fue un filósofo que creía en la unión de la naturaleza y lo humano, y en una Constitución no como vacío cuerpo legal, sino como Idea unificadora del espíritu de un pueblo, arraigada en la misma tierra que pisa, que pasa a ser considerada depósito, fiducia. Idea y Ley son lo mismo para Coleridge, una subjetiva, otra objetiva.

Alguien que, con su filosofía, alcanzaba ese ideal en el que la prosa se acerca a la poesía, en palabras de Collingwood.

Leedlo y queredlo: comprendedlo.

Es, sigue siendo, hoy, una buena señal para el camino.

Dijo también lo que podría ser subtítulo del blog: “Para la mayoría de los hombres, la experiencia es como las luces de popa de un barco, que iluminan solo el camino que queda a la espalda.

Ánimo.

¿Quiere toppings? No, gracias, los traigo de casa

En la esperanza de que algún día habrá más personas en pie que sentadas.

YouTube Preview Image