FENARETA

“Hay dos maneras de difundir la luz… ser la lámpara que la emite, o el espejo que la refleja" (Lin Yutang)
Twitter
Síguenos en Twitter

El afán de lucro nos encanta

Sí. Unido al servicio a la comunidad. El hombre tiende a ser cada día mejor, en todos los aspectos, y quien quiera limitar su afán de mejora lo matará. Pero el afán de lucro sin su correlato de servicio a la comunidad es, sencillamente, un desorden espiritual, que acaba provocando un desorden material.

Solución: amor, convivencia y comunión, lo propiamente humano, frente a odio, disidencia y desunión. Los animales de la selva no están hechos para convivir, sino para matarse entre sí. Pero el hombre nació para la ayuda mutua y el lazo social es la condición para ser libre y ser persona.

Lo material y lo espiritual no se pueden oponer: los intereses han de converger, conforme a la naturaleza humana. Libertad con vínculos que la protejan, máxima libertad ordenada al bien común y que alienta el espíritu creativo del hombre.

Por el Estado, contra el estatalismo; por el capital contra el capitalismo; por la libertad contra el liberalismo; por lo social contra el socialismo; por la comunión contra el comunismo.

Va por delante nuestro empeño de descubrir la clara posibilidad de un mundo ciertamente mejor. Y no inventamos nada, esto ya lo dijeron otros hace años. Nos limitamos a recoger semillas que cayeron en terreno pedregoso y buscar donde puedan arraigar.