FENARETA

“Hay dos maneras de difundir la luz… ser la lámpara que la emite, o el espejo que la refleja" (Lin Yutang)
Twitter
Síguenos en Twitter

Cómo montar una editorial con menos de 100 euros

Profesor de Universidad, apasionado de los libros y convencido de que había un hueco para una labor editorial diferente, se puso en marcha.

Primero estructuró lo que quería hacer, en siete ámbitos: Teología, Filosofía, Historia, Política, Derecho, Sociedad y Literatura. Pensando.

Luego fue rescatando manuscritos olvidados, leyéndolos y estudiándolos. Trabajando.

Después empezó a maquetar y a comparar texturas de papeles, formatos de portadas y tipografías. Llegó a conocer mucho del mundo editorial.

Un amigo de esos que se califican “minusválidos”, en sus infinitas horas de postración corporal, le montó la web, Tradere Editorial. Y él le pagó lo que pudo.

Se acercó a una imprenta que conocía de hace años y consiguió que lo trataran bien, confiaran en él y tomaran el proyecto como suyo, sin prisas, a largo plazo.

Fue trabajando en equipo.

Y ahorrando, de aquí y de allá, con toda la familia implicada en la obra, editó el primer libro en mayo de 2009. Una tirada pequeña, de 1.000 ejemplares, en rústica 150×220 mm. Condicionado por los recursos existentes, pero optimizándolos, sin grandes pretensiones. Un libro de un teólogo del siglo XIX y editado por primera vez en 1862.

Sin desfallecer, perseverando, fue vendiendo ejemplares, de uno en uno. Regaló también algunos, para promocionar, hasta llegar a dar salida a los 1.000.

Ahora, dos años después del primero, ya lleva editados varios libros, de Derecho, de Política, de Sociedad

Edita también Cuadernos como el de Chesterton sobre Lepanto, o el de Canals sobre Gálatas, y Lecturas tan originales como El espíritu de Viladrau.

Le llaman de alguna tienda, en alguna otra le dicen que sus libros merecen un lugar mejor, donde se los trate mejor… Algún sello editorial está pensando en unirle a su colección, pero él va tranquilo, sin dejarse ganar por los espacios grandes.

Finalmente, ya tiene un blog, Cosas de Tradere, donde va comunicando lo que hace la editorial, lo que le pasa y lo que piensa como editor.

Fenareta va a co-editar con él el primer libro de Economía: una tirada pequeña, de un libro excepcional.

¿Por qué? Porque alguien en cierto momento, esforzada y calladamente, ha emprendido un camino empresarial que hace bien a la Sociedad, aumentando sus posibilidades en varios ámbitos. De manera humilde y con la mira puesta en el largo plazo.

No está todo tan mal, ¿no?

Hay posibilidades, ¿no?

Esto es emprender por fines distintos a lo puramente económico, con lo económico como medio, con los pies en la tierra.

Y así, muchos otros emprendedores silenciosos que, día a día, van mejorando su entorno y aumentando las posibilidades, la libertad, de su Sociedad.

Nosotros estamos con ellos.

¡Ánimo!

Manos amigas – La tranquilidad de la red

Ha sido una semana bastante más tranquila que la anterior, más de trabajo ad intra que en la calle. Muchas manos amigas han ayudado.

Hemos seguido preparando y madurando con Eduardo el tema de los desayunos Fenareta, teniendo ya a mano un presupuesto aproximado de los mismos y ciertas personas que podrían formar parte del equipo promotor. Dos entidades que se mueven en esto con soltura han mostrado interés en estudiar el proyecto. El levantar los patrocinios será otro cantar.

Se ha trabajado ya con Evaristo el presupuesto de un primer libro a co-editar, un libro que contribuye a crear debate sobre la entraña de la economía y su situación en la sociedad. Está ya transcrito y estamos pidiendo presupuesto a la imprenta. Es un proyecto que responde a la línea de apoyo a iniciativas de emprendedores del mundo del pensamiento y cuyo emprendimiento acerca este a la empresa. Probablemente lo prologaremos.

Asimismo, ya vamos a recibir los números del proyecto de Josefina y Alberto, para revisarlos y ayudarles a encontrar inversores apropiados. Cierta experiencia en el “Vietnam empresarial” tendrá que serle de utilidad a Fenareta. Esperemos.

Hemos avanzado el asunto del curso de Filosofía para Psicólogos y ya estamos en disposición de compartirlo con los compañeros de EFI para presentar una propuesta final. Si el comité lo aprueba -estas cosas siempre las tiene que aprobar un comité- tendrá lugar en fin de semana y tanto en Barcelona como en Madrid.

Nos van a abrir, como queríamos, acceso al mundo de las cárceles de la mano de una fundación bastante experimentada en él y tendremos que empezar a pensar en cómo Fenareta puede aportarle claridad y reflexión.

Hemos estado en contacto con Richard Brisebois, que se muestra ilusionado en cooperar con nosotros, y con la fundació Real Dreams, con quien también estamos en acercamiento. CREAS, varios de sus miembros, y Hub Madrid (Sandra Benbeniste nos quiere conocer) parecen interesados en Fenareta y prevemos empezar a trabajar en proyectos juntos.

Desayunamos con Rubén Manso el sábado y quiere apoyar a Fenareta en la labor comercial de encontrarle caminos donde aplicar sus propuestas. Hemos estado también aportando lo que podíamos al foro de Linkedin: “¿Cual es a vuestro entender el primer objetivo de una empresa? Una pista: alguien me dice que el beneficio. ¿Lo creeis así? ¿Por qué?” Llevamos una semana dialogando con varios fervientes defenseros del beneficio. Probablemente dar la respuesta en la pregunta no es muy socrático.

Hemos preparado por email la reunión con Oliver de este viernes, que finalmente ha acontecido y que parece el comienzo de una bonita historia. Hay varias ideas sobre la mesa y toda la experiencia que él atesora en Valladolid es muy compatible con lo que Fenareta quiere hacer. Probablemente oiréis mucho de él en este blog y le veréis en algunos de los proyectos de Fenareta.

Ya tenemos reuniones programadas para la ubicación física de Fenareta -esto es tan improbable que suceda que mejor no hablar de ello de momento- y con Pilar de Desarrollo Humano Online. Estamos también al habla con Catalina Parra y con Lotfi, con quienes nos veremos en unos días.

Nos vimos con Alejandro y está dispuesto a ayudar a Fenareta como le digamos. De momento, un hueco en Gestiona Radio es lo pensado. La experiencia de Oliver en radio es crucial para llenar un espacio con sentido. Parece que hay acceso también a la Cadena Ser. Ójala.

Asimismo, Alejandro prepara un libro que también encaja con los fines de Fenareta, y podría ser el segundo de los co-editados. Veremos.

Nos han admitido en el Foro Iberoamericano de Fundaciones Empresariales, en el foro que tienen en Linkedin, donde iremos aprendiendo poco a poco. Hemos estado también con Guillermo, preparando el enfoque del proyecto “Fracaso escolar”, y le hemos presentado a Oliver. Enrique ya ha trabajado un cierto material de acercamiento a la materia. El equipo que se está componiendo para este proyecto es de primer orden.

Con Álvaro hemos dialogado sobre el papel del sector de las fundaciones y el de las ONGs, sobre si Fenareta como empresa o Fenareta como fundación, sobre el maravilloso mundo del fundraising y sobre los vacíos que existen en el sistema y cómo llenarlos. Sigue nuestro blog y nos ha animado a redactar dossieres monográficos y enviarlos bajo suscripción: parece que se valora lo que hacemos. Aparentemente las cosas que vamos escribiendo aquí son de cierta utilidad y se leen con asiduidad.

Se ofrece, asimismo, a hacer una identidad corporativa un poco más elaborada (sí, es cierto, el logo deja que desear). María Ángeles, desde Murcia, también nos ha propuesto hacer un Plan de Comunicación y Marketing, porque lo que hacemos le inspira (sic).

En fin, es la red, como dijo Álvaro. Todo funciona si se hace en red. La gente se ayuda, se apoya. Parece que empezamos a contar con una red de personas que nos da tranquilidad y nos lleva, de mano en mano, a los objetivos. Con mucho respeto. Cuidadosamente.