FENARETA

“Hay dos maneras de difundir la luz… ser la lámpara que la emite, o el espejo que la refleja" (Lin Yutang)
Twitter
Síguenos en Twitter

Co-relaciones

Visto en el blog de Brisebois.

YouTube Preview Image

120.000 números generando belleza, haciendo ciencia económica y, lo más importante, refiriéndose a vidas.

Unas más doradas que otras.

El maravilloso ejemplo del “Cirque du Soleil” para luchar contra la crisis actual

Hay muy pocos milagros en el mundo empresarial, pero además cuando estos milagros se originan en un entorno de artistas que habitualmente son un desastre en la gestión económica, aun impresionan más. Pero si además se trata de un circo, entonces ya es increíble. Que alguien haya podido conseguir que un espectáculo tan pasado de moda, tan retrogrado como es un circo, se haya reconvertido en un acontecimiento mundial, muy moderno y que además convierta en multimillonario a su creador, es un ejemplo para todos. Caballeros con todos ustedes, les presento al Cirque du Soleil, el circo del sol.

CLICK.

Read the rest of this entry »

¡Fracasado?

Interesantes las reflexiones de Andrés Betancor en Expansión.

La línea que separa el fracaso del éxito a veces es casi invisible: se ha logrado que dependa exclusivamente del resultado, no de los medios empleados.

No tan invisibles son los premios o castigos que le esperan, al guerrero, a uno u otro lado de esa fina línea. El sistema, netamente legal, se encarga de ello.

San Kerviel

11.10.2010 Andrés Betancor

El 5 de octubre, el Tribunal Correccional de París dictó sentencia. J. Kerviel es declarado culpable por haber introducido fraudulentamente datos en un sistema informático, por alteración fraudulenta de la verdad en escritos, por uso de aquella falsedad y por abuso de confianza.

Estos delitos le han hecho merecedor de una pena de cinco años de prisión y de la obligación de indemnizar a Société Générale, el banco para el que trabajaba, con la cantidad de 4.915.610.154. Las 78 páginas de la sentencia provocan desazón.

¿J. Kerviel, un joven de poco más de 30 años, que ocupaba una posición secundaria en un gran banco, puede provocar una pérdida del importe que ahora debe indemnizar? La juventud, la soledad, el lugar secundario, la magnitud de la pérdida y, sobre todo, la ausencia de lucro, son aspectos llamativos. No hubo apropiación del dinero del banco, sino el error de un joven.

¿Cómo se produjo ese error o cadena de errores? ¿cuál fue la fuerza que le impulsó a asumir unos riesgos tan importantes que provocaron las pérdidas del banco? Y, sobre todo, ¿qué fallo para que los manejos de Kerviel no fueran detectados? La sentencia responde a estas preguntas entregando toda la responsabilidad a Kerviel. La historia se habría escrito de otra manera si las apuestas de Kerviel hubiesen tenido éxito.

Read the rest of this entry »