FENARETA

“Hay dos maneras de difundir la luz… ser la lámpara que la emite, o el espejo que la refleja" (Lin Yutang)
Twitter
Síguenos en Twitter

El maravilloso ejemplo del “Cirque du Soleil” para luchar contra la crisis actual

Hay muy pocos milagros en el mundo empresarial, pero además cuando estos milagros se originan en un entorno de artistas que habitualmente son un desastre en la gestión económica, aun impresionan más. Pero si además se trata de un circo, entonces ya es increíble. Que alguien haya podido conseguir que un espectáculo tan pasado de moda, tan retrogrado como es un circo, se haya reconvertido en un acontecimiento mundial, muy moderno y que además convierta en multimillonario a su creador, es un ejemplo para todos. Caballeros con todos ustedes, les presento al Cirque du Soleil, el circo del sol.

CLICK.

Read the rest of this entry »

El país de los hermanos Marx

Hoy Filosof-ando nos acerca a la economía “real”.

El titular que nos da pie para la reflexión es sintomático:

“El Gobierno sume a las grandes constructoras en el caos contable”

Y lo que sigue, aún más aterrador:

“Salgado evita la quiebra de firmas de servicios público-privados, pero instaura una contabilidad bipolar que daña a las grandes concesionarias, que ven peligrar su hegemonía mundial.”

Completan el artículo una fotografía espectacular de la nueva autopista que uno de estos monstruos ha construido en Florida (EE.UU.) y una sorprendente tabla: la de las principales concesionarias del mundo. En ella, y clasificadas por orden de inversión en millones de euros desde 1985 hasta 2009, destacan 6 compañías españolas, situadas entre las 11 primeras. Las otras cinco son: una australiana, dos francesas y dos alemanas.

Vamos directos al asunto:

  • Primer nivel: ¿Qué tipo de país es aquel en el que el Gobierno es capaz de “sumir a las grandes constructoras en el caos contable”? ¿Qué tipo de país es aquel en el que un ministro “evita la quiebra” de un sector? ¿Qué tipo de economía practica? ¿Practica la misma economía con todas las empresas, independientemente de su tamaño y tipología?
  • Segundo nivel: ¿Qué tipo de país es aquel que presenta a 6 de las primeras 11 concesionarias mundiales, con un monto de inversión histórico de más de 100 mil millones de euros? ¿Por qué los demás países líderes en el sector, excepto la curiosa presencia de Australia, son también economías continentales? ¿Por qué no hay economías anglosajonas en el ranking?
  • Tercer nivel: ¿Qué es una concesión? ¿Qué tipo de negocio es una concesión? ¿Es un negocio real? ¿Es un monopolio? ¿Quien puede montar una concesión? ¿Tiene muchas o pocas barreras de entrada? ¿Montada una concesión, quién determina el precio del servicio? ¿Se puede perder una concesión? ¿Tiene riesgo una concesión?

El razonamiento se completa volviendo en círculo al primer nivel.

Y ahora una ensalada de sonatinas de las que se escuchan en la calle, relacionadas con este sistema económico recientemente salvado por el Gobierno. Corresponden a varios personajes reales, y su parecido con la realidad no es casualidad:

  1. “En España se emprende poco, falta espíritu emprendedor”.
  2. “Los bancos tienen la culpa de la crisis”.
  3. “La especulación del ladrillo”.
  4. “Somos todos mileuristas”.
  5. “Tú sacate una carrera, oposita y eso ya no te lo quita nadie. Eso es para toda la vida”.
  6. “Hasta que no me case no me voy de casa de mis padres”.
  7. “La casita en la playa la compramos con la hipoteca del piso. Y ahora no hay manera de alquilarla. Imagínate cómo estamos”.
  8. “¿Qué cómo estoy? Pues, ¿cómo voy a estar? De lunes, hombre, de lunes. ¿Cómo se puede estar un lunes por la mañana? Pues mal, hombre, pues mal.”
  9. “¿Cuánto es el café? ¿Uno treinta? Eso son 216 pesetas… ¡jo-der!”.
  10. “Yo no doy las malas noticias en el banco, que al que da las malas noticias lo echan. A mi me quedan cuatro años de carrera de mi hija y siete para la jubilación. Ya sabemos que los activos están inflados, pero yo no seré el que dé las malas noticias. Yo calladito y a aguantar”.

Dejamos ahí estas reflexiones.